Ser un buen ciudadano es un deber

Muchas personas creen que ellos no son parte de la sociedad, o más bien, que no le deben nada a la organización, es decir, son personas que, incluso conociendo las normas para la convivencia, hacen lo que quieran.

Lo que aún no queda claro por lo menos no ha quedado conciencia de ello, es que la sociedad es cuestión de todos nosotros, que es un pacto que hemos aceptado para que podamos vivir en armonía y salir adelante.

Existen leyes y esas leyes rigen el comportamiento del hombre en la sociedad, pero las leyes, al ser tan débiles, algunas, se pierden de vista, dejan de ser importante y la gente pretenden hacer lo que quiera.

 

Por ejemplo, si en un país no existen sensaciones fuertes con respecto a arrojar basura en la calle o contra el mal trato animal, la gente lo va a seguir haciendo porque no siente que tenga consecuencias muy directas.

No se trata de que sancionemos todos los actos del ser humano, sino más bien que seamos conscientes.

Si, si eres parte de la sociedad, lo más lógico es que estés dispuesto a ser un buen ciudadano, es decir, uno que acata las convenciones sin necesidad de ser amenazado por las leyes y los vatios. Muchas personas son inconscientes, de eso no hay ni la menor duda, y es que, al parecer, hacemos el menor esfuerzo posible, solo como para cubrir lo más básico de lo aceptado por la sociedad.

De lo mediocre que sean los miembros de una sociedad va a depender del todo, es por eso que vemos como muchas ciudades funcionan muy bien y otras muy mal. Ya no se trata ni siquiera de una cuestión política, sino de un acto de consciencia; si quieres vivir bien, haz buenas acciones sin mirar a quién beneficia.